«LA LEYENDA DE LA DIOSA-MADRE»

Novela

GERAINT EDMUNDS

Para dar una rápida aproximación a esta obra, apelamos a la imaginación del futuro lector.

¿Qué extraños hilos pueden entretejer una historia iniciada en Alcalá de Henares, en los albores de la conquista americana, en la que se van enlazando episodios y personajes de lo más diversos a lo largo de cuatro siglos, primero en Andalucía y más tarde en la remota Patagonia y en el valle del Chubut?

¿Bajo qué particulares circunstancias podrían conectarse las vidas y destinos de una dama gentil, un aventurero español, una bella tehuelche, un colono galés y, a su vez, todos ellos con habitantes contemporáneos del valle del Chubut?

En “La leyenda de la Diosa-Madre” todo esto es posible gracias a la portentosa imaginación del autor, además de sus sólidos conocimientos de la historia y de la geografía, elementos que se ven reflejados a lo largo de toda la trama.

Por otra parte, como todas las buenas obras literarias, esta historia tiene varios planos de lectura, y por esa misma razón, también presenta varios comienzos y hasta varios finales posibles.

Uno de esos comienzos, el que coincide con las primeras páginas de la novela, nos sitúa en una chacra del valle.

Allí, en el interior de la vieja casa familiar, alguien ha regresado para buscar los secretos encerrados en un antiguo baúl que contiene casi todas las claves que permitirán desentrañar esta leyenda.

Decimos “casi” todas, porque Geraint Edmunds nos va presentando nuevos elementos enigmáticos, pequeñas pistas –carpetas, cartas, un bolso, un relicario- que se van cargando de sentido a medida que el relator une las puntas de un ovillo desmadejado.

Para ese fin, se vale de otro recurso infalible: enlazar los sucesos imaginarios con los hechos reales, históricos.

Pero esto, contra lo que pudiera creerse, no es nada fácil. La única manera de lograr un resultado efectivo consiste en administrar un mecanismo de sincronización exacto, donde nadie pueda señalar inconsecuencias temporales ni contradicciones lógicas. Así es como Edmunds consigue que el lector se convenza de la verosimilitud del argumento.

Al mejor estilo de los grandes clásicos de misterio, todo se resuelve magistralmente en las últimas páginas. Y en ese final, aunque parezca increíble, comienza una nueva aventura.

“La leyenda de la Diosa-Madre” es, en el fondo, una novela hondamente romántica, donde las sucesivas historias de amor son los grandes motores de vida de sus personajes.

Premiada por el Fondo Editorial de la Provincia del Chubut, esta cautivante novela fue recientemente presentada en los altos del Salón San David de Trelew. Acompañaron al autor Julia Rita Chaktoura y Carlos Dante Ferrari, con el marco musical del trío “Cantasur”, en una agradable velada.

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM