“ENTRE PAISAJES Y NOSTALGIAS”

Camwy Paynter Jones

(Ed. Bib. Pop. “Agustín Alvarez”, 2007)

Esta obra, presentada el 06/12/2007 en los Altos del Salón San David de Trelew, es de contenido altamente costumbrista e incluye cuentos, relatos y poemas que revelan, con profusión de imágenes líricas casi siempre asociadas a la nostalgia, la descripción de personas, paisajes y anécdotas ambientadas en diversos parajes chubutenses.

Desde el punto de vista estructural, está dividida en segmentos temáticos que guardan una coherencia lógica interna, separados en poesía (primera parte) y prosa (segunda parte).

Bajo los dos primeros títulos (“Sentires y vivencias” y “Afectivas y de mi solar nativo”) hay una colección de poemas en los que campean sentimientos ligados a la niñez y juventud del autor, con una fuerte influencia de ambientes rurales, recreados a través del prisma emocional de sus memorias.

El siguiente capítulo (“Románticas”) desgrana un conjunto poemático dedicado al sentimiento amoroso, en un clima intimista bien logrado.

Cierra la sección versificada un grupo de cuatro acrósticos: “Dolavon”, “Trevelin”, “Cruz del Sur” y “Los rifleros”.

Se abre luego la sección de prosa, con siete capítulos: “Entre Paisajes y Nostalgias”, “Generadores de Anécdotas”, “Conmemoración y Festejos del 28 de Julio”, “La Trilla”, “Mi primera experiencia como docente” (acontecida en Laguna de Vaca, Chubut), “La idiosincrasia de mi gente” y “Así era mi gente”. Muchas de los relatos, anécdotas y personajes contienen una buena dosis de humor, y todos ellos llevan el sello localista inconfundible que le otorga una mezcla de personajes de las distintas colectividades y quehaceres –el agricultor, el criollo, el galés, el mecánico, el bolichero- narrados con pluma hábil y muy descriptiva.

En el prólogo, Sandra Luben Jones nos anuncia: “Al recorrer esta obra, a través de las diferentes lecturas, notamos que van surgiendo a modo de síntesis, términos que identifican situaciones y despiertan particulares sensaciones y que a pesar de tener una significación contraria, conforman pares antitéticos vertebradores de la obra y que obligan al lector atento a caminar no en línea recta, sino en una oscilación constante entre paisajes y nostalgias, sueños y realidades, olvidos y esperanzas, amarguras y alegrías, desolación y comprensión…”

El volumen contiene además muy bellas ilustraciones de Sandra Perfecto y algunas viejas fotografías que capturan en blanco y negro las escenas de las épocas y los momentos vinculados a la inspiración literaria del autor, conformando así, en su conjunto, un emotivo recorrido por el pasado, si bien no muy remoto, ya inevitablemente entintado por los tonos desvaídos de la añoranza.

E.G.

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM