Fátima

 

Por Olga Starzak

 

Después de su inminente viudez, Fátima creyó que se sentiría liberada. Jamás había querido al hombre que le habían impuesto por esposo pero, lo que era mucho peor, no sospechaba el tormento que le tocaría vivir a su lado.
Celoso y agresivo, el hombre no escatimaba esfuerzos para hacerle comprender que ella era de su propiedad. Todo lo que la mujer hacía, decía o deseaba era juzgado duramente por él, y la aprobación dependía de sus caprichos. Lo que su marido no podría controlar nunca eran sus pensamientos y sus sentimientos. En la soledad de su cuarto, soñaba con la libertad y era consciente de que esto era un imposible. Huir -quizás- sería la única alternativa, pero los riesgos la aterraban.
De pronto la vida la sorprendió.
La noticia de la enfermedad incurable contraída por Mahed la enfrentaban a una contrariedad de sensaciones que se agolpaban en la mente, confundiéndola cada vez más. No le deseaba la muerte, aunque sabía que era la única forma de reencontrarse con la vida.
El sufrimiento del hombre le devolvía, a veces, la piedad. Sin embargo, no tardaba en aparecer el resentimiento. La larga agonía lo había convertido en un ser aún más hostil. Cuando sus fuerzas o su lucidez se lo permitían, acusaba a la mujer de su desdicha. Creía que la peste que lo castigaba era consecuencia del desprecio y la indiferencia femenina, o de algún maleficio al que ella habría recurrido con el fin de deshacerse de él.
Acostumbrada a los maltratos físicos y verbales, ignoraba su actitud y se compadecía de él.
Mientras tanto, esperaba el desenlace.

Ahogada por crecientes carencias económicas se dirigió a las autoridades con el fin de buscar ayuda. Allí conoció a un miembro del alto tribunal islámico que –presente en Nigeria para contribuir a preservar los derechos humanos de las mujeres de esa tierra- no tardó en seducirla. Sin medir las consecuencias, agobiada por una vida sacrificada y por la crueldad a la que diariamente era sometida, se dejó llevar por sus impulsos y cometió el pecado que, meses más tarde, la sentenciaría.
Se apoyó en creencias recibidas de su madre y de su abuela para no engendrar un niño de su adulterio. Las mismas que le habían dado resultado en el intento por no tener un hijo del hombre que detestaba. Así, recurriendo a duchas vaginales con agua caliente, lavando con sal, vinagre o limón sus genitales después del acto prohibido y aferrándose a amuletos, creía que estaba salvado el riesgo de hacer pública su deslealtad.
Suponía que de esta manera salvaría su vida.

Mientras Mahed daba los últimos suspiros y su implacable corazón se lentificaba, Fátima descansaba en los brazos del hombre que le devolvía la identidad de mujer y la hacía vibrar con su pasión.

El mismo día que el marido murió, ella comprobó su estado de gravidez. Desesperada y convencida de que era la forma más certera para provocar un aborto, llegó a consumir el agua con la que había aseado el cadáver. A nadie podría convencer que la paternidad le correspondía a su esposo.
Cuando su cuerpo, aún erizado por las manos hábiles de su amante comenzó a ensancharse, ya no pudo esconder su estado. Y pronto los familiares del fallecido la acusaron ante el tribunal supremo.
El hombre que la había poseído, prometiéndole amor y protección, negó haber tenido relaciones íntimas con la –ahora- viuda y fue inmediatamente absuelto.
Fátima fue condenada a la lapidación. El hecho se concretaría el día después de que el bebé dejara el pecho materno.
Así, acosada por la sociedad y encerrada en un lugar para mujeres delincuentes, esperaba que un milagro la dejara disfrutar del niño que se movía en sus entrañas. El mismo niño que le daba fuerzas para luchar, para borrar de su mente el rencor hacia el hombre que denegara su responsabilidad de padre, dejándola sola y acuciada.

La parió en una sala gris y descuidada. Sintió el cálido cuerpo de la chiquita, pegajoso y hambriento, sobre sus hinchados pechos. La amó con una intensidad desconocida. Y no pudo prometerle que no la abandonaría.
Aunque el mundo enteró bregó por su salvación, el fallo del tribunal fue indiscutible.
En la mañana del día en que Magda cumplía nueve meses, a su madre la trasladaron al campo de concentración. Enterrada hasta la cintura en la tierra enlodada, esperó la acción de la ignorancia y la injusticia.

Los miembros del alto tribunal islámico presenciarían complacidos la ejecución.
Centenares de hombres esperaban, ansiosos, su turno. Uno por uno arrojaron, despiadados, las piedras que la lacerarían hasta matarla.
Gritos e insultos. Más gritos e insultos. Odio y más odio. Hombres convertidos en bestias, hombres convertidos en hienas.
Y ella… sacudida en temblores apocalípticos.

 

Bookmark and Share

votar




SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM