RUISEÑOR
Por Pascual Marrazzo (*)
      El señor Ruiz bailaba como un trompo con su traje de payaso. Su compañera de danza lo hacía vestida de oveja y adornaba su pecho con una campanita que hacía sonar en cada giro.
      Don Ruiz tenía fama de picaflor y atraía las miradas festivas y maliciosas de los invitados.
      Todos querían saber cual sería su nueva conquista ya que cuando éste echaba el ojo, entre bromas y chanzas, difícilmente perdía la pieza.
      Lo que las otras mascaritas no sabían era que él estaba trabajando a ciegas, inspirado por el misterio ovejuno.
      La fiesta de disfraces era una comedia perfecta. El salón del palacio campestre se engalanaba con los mismos invitados: Era el marco adecuado para que la felicidad venza al cansancio y el amor se empareje con la alegría. El baile continuó hasta el amanecer. La claridad del día dijo basta y la música se acabó. Nadie perdía de vista a la pareja, todos estaban pendientes. El señor Ruiz, más que un payaso parecía un lobo.
      De pronto  resonó un cascabeleo traído por un corderito.
      La acompañante de don Ruiz salió presurosa a su encuentro y los dos se perdieron en el campo.
(*) Escritor de Cipolletti, nacido en Olivos. En 1969 se radicó en Cipolletti. Actual Presidente y Socio Fundador del Centro de Escritores Ingeniero “César Cipolletti”. Participó en más de diez Antologías y ganó varios Premios Nacionales e Internacionales. Libros Editados: Palabras para mis hijos (Cipolletti, 1988), Los Cuentos de Pascual (Nosotros El Sur, 1993), Amansando Ironías (La Casa del Escritor. 1994, de donde se tomó este cuento), Prosa y Poesía del Centro de Escritores (co-autor. La Casa del Escritor, 2003), Los Ojos de la Cerradura (Novela. De Los Cuatro Vientos, 2005) y Rayes (Ediciones AQL, 2009, con prólogo de Jorge Castañeda y Epílogo de Luis Alberto García). Correspondencia con el autor pascual@moviman.com.ar
Bookmark and Share

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM