«RUMBO A CÁLIDA REGIÓN»

de RICARDO CLARK
Conocí a Ricardo Clark a través de una amiga en común, Carmen Larraburu. Enseguida después tomé contacto con su obra. Una narrativa dinámica, audaz, que invita a ser leída.
Clark, por su vasta trayectoria en el campo de la literatura, también en el periodismo desarrollado en diferentes medios de comunicación, sabe qué, cómo y cuándo abordar los temas que –de una u otra manera- concentran la atención y el interés de un público ávido de  emociones.
Rumbo a Cálida Región es, especialmente, una novela de certezas, pero también de interrogantes; de proyectos y destinos; de alegrías y angustias. Una novela de intensos ideales, de vocaciones sentidas y sufridas; de esperas y esperanzas,  miedos, dolor y deseos.
El talento literario de Ricardo Clark nos permite, a través del contacto con sus personajes, bucear en uno mismo. Es aquí donde creo que el lector se inmiscuye entre las líneas de su prosa, y se pierde entre ellos, para encontrarse –sin duda- en alguno, si no en varios.
Son muchos esos personajes, disímiles, arriesgados y de riesgo. Se entrelazan en circunstancias muy variadas; aparece de pronto un capitán de barco, enseguida un peluquero, próximo a éste un tapicero  sordomudo; el Doctor, una ex bailarina devenida en encargada de una pensión, un ex convicto, gremialistas, políticos, policías, exiliados, un ex presidente, un ingeniero… y atrapan al lector sumergiéndolo en un mundo distinto, cruel a veces, tierno otras, siempre con valentía.
Un punto clave en el relato de Rumbo… son los escenarios. Estos intervienen en la realidad, la atraviesan de manera casi protagónica. La vida en un barco, en una pensión, en la cárcel. Se pueden imaginar las acciones inmersas en el clima propio del trópico.
La ilusión del cambio es quizás, el punto más elevado de la historia que se relata. Es como un deseo que se instala en el lector desde las primeras páginas, como una necesidad imperativa, un asunto que no puede tardar en resolverse…
La primera novela de Ricardo Clark… “es una novela de época. Así pensaban y querían cambiar las nuevas generaciones la realidad política y social en América Latina, al menos una parte de ella, en ese incendio ideológico que sacudió en los años sesenta y setenta del siglo pasado”.
Los invito a leerla.
Olga Starzak
Bookmark and Share

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM