A UN CULTRUN, EN EL 
ESTANTE DE UN MUSEO 
 
 
por Juan Carlos Corallini (*)
 

Es como si a la tierra le arrancaran
un pedazo de corazón y palpitante
lo pusieran -silencio que nos clama-
en la vitrina de las cosas que murieron.
Si uno se arrima con el alma en la plegaria
oye moverse como un aire que abrazara
el ronco palpitar de la trutruca
o gimiera en balbuceo de pifilca.
Si uno arrimara su mano sin malicia
otras manos golpearían melopeas
por los tiempos que murieron y a lo lejos
son promesas de amor y de caricia.
Está allí -silencio que golpea-
como cosa que no ha muerto todavía,
silencio que el bramido y el galope esperan
para buscar a Nguenechén en la montaña.
Está allí, silencio que en su seno vive
un país de cielo y piedra;
silencio, que en el cultrún palpita
un trozo del alma de mi tierra.

(*) El autor (1925-1991) nació en Pergamino, Prov. de Buenos Aires y se radicó en Esquel (Chubut) en 1958, donde desplegó su actividad cultural y docente durante largos años. Este poema fue ganador de la Corona del Eisteddfod del Chubut en 1990.
Bookmark and Share

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM