LOS TAMARISCOS

 
 

 Por Aurelio Salesky Ulibarri (*)

 
 
 
Ahí están…
Ahí donde los hombres
pusiéronlos de eternos reparos de los vientos.
Ahí están…, ahí, aquí y allí…
Son marcas de esperanzas
jalones de avanzadas
de viejos pobladores.
Ahí están…
Se aroman en los días primeros de septiembre
enracimadas flores de cálices rosáceos
y blanquecinos pétalos.
Sus apretados cúmulos
como apiñados frutos
se espigan en el tiempo.
Ahí se ven…
Rodeando a las moradas
que a trechos se levantan
allá por las mesetas.
Entremézclanse a veces
con álamos y sauces,
las ráfagas les apuran
las furias del oeste.
Ahí, ahí están…
Aferrados, constantes,
prodigando tibiezas con su firme enramado.
Trashumando las pampas,
recorriendo los campos,
¡cuántas veces el hombre
se cobija a su amparo!
¡Sufridos tamariscos,
vallados que se expanden,
resguardos patagónicos que abrigan a mis lares!
(*) Escritor chubutense, nacido en las cercanías de Dolavon
Bookmark and Share

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM