«TIEMPO DE ESPERA»(*)
 
   (Novela)
 
Olga Starzak
 
 
     Conocida hasta hoy por su destreza literaria en el ámbito del cuento –lleva ya publicados tres volúmenes: “En el umbral de los encuentros”, “Estigmas” y “El lenguaje del silencio”–, con la llegada de “Tiempo de espera” Olga Starzak ha iniciado una promisoria incursión en la novelística, género que, como bien sabemos, presenta nuevos desafíos.
 
     Ya Cortázar  solía decir, haciendo una suerte de metáfora boxística, que mientras la novela podía ganar por puntos, el cuento siempre debe ganar por nocaut. Podríamos agregar que el cuento es algo así como arrojarse a nadar en un río profundo pero angosto, donde tenemos  muy cerca la otra orilla (es decir, el desenlace); acometer la escritura de una novela, en cambio, es como lanzarse al cruce del Canal de la Mancha en aguas agitadas, sin divisar siquiera la costa opuesta; y además, nunca sabemos muy bien qué puede suceder a mitad del cruce.
 
      Quizás algo así  pudo haberle sucedido a Olga cuando afrontó la decisión de escribir esta historia. Porque no es una trama simple, ni breve, ni lineal. Contiene varias vidas entrecruzadas, y nos narra lo que sucede en la mente y en el corazón de cada uno de los personajes involucrados. Personajes casi siempre ligados por el afecto, a veces también por una misma vocación profesional, y en ciertos casos, tan solo por lazos familiares. Pero lo cierto es que todos ellos tienen una fuerte incidencia en los hechos que se van sucediendo a lo largo de su desarrollo.
 
 
 
     Solemos hablar del “argumento” de una novela en alusión a lo que es su eje central. Si nos atuviéramos a ese esquema tal vez, simplificando, diríamos que “Tiempo de espera” es la historia de una investigación médica. Sin embargo es mucho más que eso. Para comenzar, el título nos revela una circunstancia que signará toda la trama: nos menciona una “espera”. Seguramente todos hemos experimentado muchas esperas en nuestra vida, y por tanto sabemos bien cuáles son las sensaciones que las signan: incertidumbre, impaciencia, ansiedad. No en vano suele decirse: “el que espera, desespera”…
 
     De manera que ya contamos con dos datos; hay una investigación médica y una espera, que además imaginamos prolongada, porque el título también menciona un “tiempo”. Con esto en claro, podemos deducir sin equivocarnos que lo que se nos va a contar es todo lo que sucederá en ese lapso temporal.
 
     Y lo que sucede, en rigor, son las peripecias que protagonizan dos investigadores médicos, padre e hija, ambos empeñados en buscar una solución para una nueva enfermedad que provoca graves daños neurológicos en los pacientes.
 
     Claro está que la historia de esta lucha profesional, con todos sus altibajos, está fuertemente conectada con sus propias historias personales. Las miradas que tienen los protagonistas acerca del mundo y de la vida están teñidas por las marcas que ellos mismos sobrellevan; por lo que les ha sucedido como hijos, como padres, por las frustraciones de pareja, por los miedos y las inseguridades que provocan ciertas situaciones traumáticas. Aquí es donde la autora pone en juego todo su oficio, sus recursos de titiritera, para relatarnos, entre otras cosas, todo el proceso que debe atravesar un joven patagónico para convertirse en un científico de prestigio mundial.
 
     Es que esta obra, como las cajas chinas, contiene en su interior muchas otras historias donde se ven reflejados aspectos que a nosotros, como argentinos y patagónicos, como descendientes de inmigrantes, nos resultarán muy familiares. Así veremos reflejadas en estas páginas, por ejemplo, las vicisitudes propias de la migración y el desarraigo.
 
     También encontraremos en ella las oportunas pinceladas que condimentan las vidas de los protagonistas. Porque un médico puede ser, además y al propio tiempo, un padre, un hijo, un forastero desarraigado, un esposo, un amante; con todas las emociones, alegrías y complicaciones que estos roles implican. Empleando su particular manera de narrar, la autora consigue que el lector conozca,  disfrute y, en ciertos momentos, también los “com-padezca” –es decir, padezca a la par de los personajes– todas las incidencias de estas vidas tan intensas.
 
     Otro de los visibles méritos de esta obra es la variedad de escenarios donde transcurren las vidas de los protagonistas en distintos momentos de la historia. Desde la etapa juvenil en territorio patagónico, con episodios ambientados en la costa de Madryn, en el interior profundo de la meseta o a orillas de los lagos cordilleranos, hasta los que se desarrollan en la complejidad de los claustros académicos y científicos estadounidenses, donde Octavio Linares, por sus propios méritos, ha llegado para capacitarse en la especialidad médica elegida: la neurología.
 
     Dijimos ya que “Tiempo de espera” es la historia de una investigación médica compleja. Tras recorrer sus páginas, el lector seguramente habrá de preguntarse además cuánto trabajo de investigación previa hubo en la trastienda de esta obra. Es que la autora logra un efecto sorprendente al exponer, a través de las voces de los profesionales médicos, los aspectos científicos, técnicos y prácticos que deben afrontar los protagonistas.
 
     Esta reseña no puede sino concluir con lo que  es el punto crucial de la novela, el nudo que nos tendrá en vilo hasta el final. Se trata de un gran dilema ético. ¿Qué sucede cuando un profesional médico encuentra una grave oposición entre las reglas de la ciencia y los mandatos de su corazón? ¿Qué puede ocurrir cuando los sentimientos irrumpen y tratan de imponerse, frente a las exigencias protocolares del acto médico? Este es el verdadero plato fuerte de la historia que Olga ha decidido servirle al lector sobre las últimas páginas, con notable maestría.
 
     Ya se ha contado lo suficiente. El resto sería revelar detalles apasionantes de una novela que, a no dudarlo, muchos estarán deseando disfrutar en forma personal y completa, en la intimidad de ese acto tan placentero que nos prodiga la lectura.
 
C.D.F.
 
 
 
(*) Editorial Dunken, Bs. As., 2013 – Esta obra fue presentada el 18 de octubre de 2013 en el auditorio del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) – Trelew, Chubut, ante un nutrido público.
Bookmark and Share

SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM