nubarrones

 

El viejo Arcano

 

Por Jorge Baudés (*)

 

 

 

La tarde tiene un dejo de nostalgia

no quiere abandonar ningún instante

en pocas horas ya será pasado

la noche ocupará el lugar vacante

 

Habrá dejado atrás como caricias

en rostros que envolviere con sus manos

matices de brisas cincelados

y un cordón de sol, en sus mejillas

 

No quiero irme con ella, y sin embargo,

presiento que en su seno la acompañan

las miradas que se fueron. Trago amargo.

 

En espesos nubarrones, escondido,

con los nombres bordados como hilos

va el destino tejiendo filigranas.

 

 

 

(*) Escritor chubutense.