trevelin-chubut

ORIENTACIÓN

Por María Julia Aleman de Brandt (*)

 

 

… Y Trevelin, el pueblo del molino
te quedó, con el mismo por testigo.
Es por él, que tu nombre suena a trigo,
un manojo de trigo campesino.

Un soldado está unido a tu destino
(Coronel de Rifleros, leal amigo).
Y al situarte en el mapa sólo digo
que estás en el confín de lo argentino.

Un puñado de gente que venía
en busca de la tierra prometida
te encontró, paz, trabajo y alegría.

… Y aquí estás, Trevelin, luz encendida,
pedacito de Gales al que un día
los galeses te dieron su alma druida.

(*) Escritora de Esquel. Este poema fue tomado de su obra “Soy Poesía, búscame en el Sur” (Editorial Asociación Escritores del Oeste del Chubut, Esquel, 1993)