fuego

 

 

FUEGO

 

Por Daniela Della Bruna

 

Fuego

Sólo se respira fuego,

mucho fuego,

vibrante, hastiado,

vacío, derrotado fuego.

 

Sólo se respira fuego,

la furia gana en la noche,

en la noche roja,

del silencio.

 

En la luna oculta,

sólo se respira fuego,

y aún parece que late,

ese hueco allí en el pecho.

 

Se respira, sí,

pero sólo se respira fuego,

se calcina la piel,

se hunde el músculo en el hueso.

 

Se concibe, al final,

el falaz cuerpo

de una llama total,

absurda, sin tiempo.

 

La llama que latía,

que gritaba,

la llama que llenaba

el tibio hueco.