bosque_noche

 

ANTÍTESIS

Por Magdalena Pizzio (*)

 

 

Resquebraja la luna las sombras

y en la noche obscura brilla sin luz.

No hay caminos sin cuestas azarosas

que no lleven a horizontes más bellos.

 

En la fronda del bosque más silencioso

milenaria vida sabe resurgir

y hasta las duras rocas del acantilado

a las aguas bravías sucumben.

 

Ocasos, espejos de suelo y cielo

se tornan imágenes, alma y concierto, luz  en sol.

Como al nacer los brotes llorando su rocío

nacemos una y mil veces en cada amanecer.

 

En el llanto del tiempo, desierto de adentro

empapan las entrañas, sonrisas nacientes

una vez más.

Salado y dulce mar hondos tus abismos

besas la orilla:

Antípodas paradoja permanente

¡Muerte y vida!

 

 

 

(*) Escritora de Neuquén. Este poema fue tomado de su libro “Laberinto. Entre la vida y la muerte”. (Edición del autor, Bahía Blanca, 2009).