ventana-abierta

 

LA MAÑANA

 

Por Nadine Aleman (*)

 

 

 

Nació la mañana sin ti.

 

Abrí las ventanas.

 

Esperé de la brisa fresca

tu aroma profundo.

Y tan lejano.

 

Nadie llega.

No hay sorpresa no hay abrazos.

 

Cumplo las horas

negando la melancolía

que de preferencia no habita

en días luminosos.

 

Yo te espero siempre.

 

Con los ojos puestos

en la calle.

 

 

 

 

 

 

(*) Escritora de Esquel. Esta poesía fue tomada de su libro “Letal Intensidad”. (Editorial Pol, San Martin, 2009)