rawson

 

RAWSON: SI ME VOY DIGO

A Virgilio Zampini

Por Anita Aracena (*)

 

 

Rawson: pueblo de algas marinas,
del silencio más silencio.
Tú sabes que vine de lejos
de una ciudad que guarda mi infancia.
Donde los hombres hablan de torres y petróleo
y en las calles trepadas a los cerros,

los niños encienden fuegos en invierno.

Un día, hace mucho empecé a olvidar
las mesetas desoladas, las ventanas al viento.

(Ahora es tiempo de partir nuevamente)
Rawson: voy a abandonar tus calles limpias,
tu gente sentada en los días de verano,
pronta a los recuerdos.

El chico del diario que viene a la mañana,
comiendo una manzana.
pateando las piedras, recorriendo con aire de dueño
las casas que recién despiertan.

Sé que no voy a escuchar más las claras campanas
de tu iglesia.
Estaré lejos de los atardeceres,
cuando los pescadores tienden sus redes.
y las canciones se esparcen
entre el sol y los rosados camarones.

Cuando ya esté lejos y me cueste aprender a vivir
recordaré tus calles y estarás cerca.
Me bastará extender la mano

y como en sueños me veré nuevamente
perderme en tus tardes.

 
(*) Escritora de Comodoro Rivadavia. Poema tomado de su obra “Cómo son de azules las palabras” ( G Pro Cultura, Comodoro Rivadavia, 1986).