madre

LA PLUMA ROTA

Por Carlos Sacamata (*)

 

 

Hubiera dado tantas cosas Madre

por tener el sosiego de tu rostro,

por tener la caricia de tus ojos,

por lograr tan siquiera imaginarte.

 

En la densidad de mi noche fría

prosa la muerte los versos sin calma,

sólo tu alma Madre ay… me llama

y morir quiero con salvaje alegría.

 

Podré decirte tantas cosas Madre

Que la eternidad me parece poca,

Podré llorar contigo la pluma rota,

Que me dio la vida para buscarte.

 

Hubiera dado tantas cosas, Madre,

por lograr tan siquiera imaginarte.

 
 
 

(*) Escritor de El Calafate, fallecido en el año 2013. Fue director durante varios años de la revista literaria “Chaltén”, gestor de numerosas actividades culturales, como el concurso literario David Aracena y permanente difusor de las manifestaciones artísticas regionales en distintos ámbitos, entre ellos el educativo. Dejó varios libros; como “De Cuerpo y Alma”, “Recordando el viento”, “El picadero”, “Linaje Sacamata” y el poemario “Aoni Kosten”, prologado por Rodolfo Casamiquela. Este poema está tomado de la antología “Santa Cruz. Sus escritores de fin de siglo” (Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Cruz, Río Gallegos, 2005).