Hoy…

vi en la tarde fresca

de esta primavera

mi otoño agazapado.

Presentí que los silencios serían largos.

 

Mas busqué en los recuerdos

imágenes de ensueños.

Hoy supe de distancias y lejanías

de esperas y voces ausentes.

 

¡Me duelen las partidas!

 

Siento un desgarro, una herida

un vacío feroz

que lastima.

Se refugia el dolor en un intento vano.

 

Cometas que transmutaron en universos eclipsados

cristales que heredaron la esencia del diamante.

Soles que antaño brillaban en la lozanía

y ahora empañan mis ojos, cada día.

 

¡Me duelen tanto las partidas!

 
 

Olga Starzak