GERMINAR OTOÑAL

Por Aurelio Salesky Ulibarri (*)

Fue allí entre los días primeros 

de otoño…

Cayeron las lluvias,

fecundóse el yermo,

y en donde ya nada brotar parecía,

germinó crujiendo la endeble matita.

Fue allí entre los días primeros 

de otoño…

Y cual si quisiera gozar peligrosa

de las peregrinas y australes tibiezas,

al sutil talluelo

lo envolvió en hojuelas

y adornó su altura

con humilde yema.

Fue allí entre los días primeros 

de otoño…

Diéronse los pétalos

con hálitos de Flora,

y entre el vientecillo que cruzó mi rostro

sentí las caricias del silvestre aroma.

Fue allí entre los días primeros 

de otoño…

Un helado manto cubrió a las mesetas,

y al rayar el alba sobre el patagónides

se extinguió de un soplo

la efímera belleza.

Fue allí entre los días primeros 

de otoño…

¡Qué sola se veía la matita aquella!

(*) Escritor chubutense. Este poema es de su libro “Patagonia poética” (Editorial Áncora, Buenos Aires, 1965).