COMENTARIO DE UN LIBRO RECIENTEMENTE APARECIDO

LA SEGUNDA EDICION DE “PLEGARIAS DEL HUMO” (*) DE JORGE CURINAO (**)

Si la edición de un nuevo libro patagónico es un hecho auspicioso, cuánto más lo será la reedición de una obra regional; porque ello implica que existen lectores interesados en acceder a un texto cuya primera tirada se agotó. Es lo que sucede con «‘Plegarias del humo», del escritor riogalleguense Jorge Curinao; cuya versión original es del año 2009.

El poemario, el segundo de los cinco que lleva escrito Curinao, fue puesto de nuevo en la calle por la Editorial Remitente Patagonia; en una cuidadosa edición cuyas fotografías de tapa y contratapa son del mismo poeta. El volumen está prologado por Sebastián Tresguerres, quien manifiesta, entre otros puntos: «Las hojas vacías son almas, seres que nunca se han ido. El poeta escribiendo en el alma de los seres que aún viven para siempre: la poesía es religión y los poemas son plegarias». Al dorso del volumen se transcribe un comentario de Mirta Care, de la revista Qu. Allí dice: «No hay palabras decorativas. Jorge Curinao se muestra al desnudo, con sus angustias, sus tragedias, con las sombras que lo habitan».

Tal vez sean esas dos de las claves de la obra de Curinao. Para el autor, la poesía semeja ser una religión con la que se liga, se une, a la vida. Esa parecería ser una dimensión íntima, una justificación hacia el interior de su ser. Pero su creación tiene también una intención hacia lo externo, hacia sus lectores. En esta relación es donde ensaya una confesión, a la que se entrega sin tapujos. Y ambas facetas se conjugan en la aceptación del poeta de su condición humana; tal como lo manifiesta desde el inicio de sus hojas al afirmar, como el personaje de Publio Terencio Africano, “Nada me es ajeno”. Quizás su poesía es la búsqueda del significado de esa condición; tema que aparece en sus palabras como una marcada preocupación.

El autor dividió su trabajo, que dedica «A Lore» e introduce con una frase de Claudio Álvarez, en tres partes. Al leer cualquier volumen, este tipo de detalles son importantes; porque forman parte de la manera en que el literato quiere que su obra llegue al lector. Es más que un simple criterio ordenancista; detrás de toda acción hay un motivo y es tarea de quien se acerca a sus páginas el descifrarlo para disfrutarlas mejor.

La primera parte incluye doce «poemas en prosa», como suele definirlos el bardo, de los cuales pueden presentarse a modo de ejemplo los versos de «Abandono»; que reflejan con precisión la sensación de angustia que deja la noche, cuando los fantasmas que la pueblan se diluyen a medida que se acerca la madrugada:

Un perro

cruza el puente

a las tres de la mañana.

El último gesto de la noche pide huesos.

La segunda división está integrada por ocho obras. Puede entresacarse de su contenido, como una muestra de lo escrito, los versos de “Sobre una canción olvidada”; que sintetiza en forma concisa la vaciedad de quien se siente solo:

Ya no recibo cartas.

Nadie pronuncia mi nombre.

A esto llaman soledad.

La última parte contiene el poema “Del silencio”, dividido en ocho “estrofas”, o “párrafos poéticos”, encabezados simplemente con los números del 1 al 8. Es el último de tales textos el que aquí se reproduce:

Mi vida, mi única vida, sabe que no pedí nacer pero acá estoy, en el lugar preciso: no poder salir porque no hay afuera. Y adentro es sólo el viento. Y el viento es herida que viene del mar.

Estas líneas quizá sinteticen todo lo que el poeta quiso decir en este libro: no se elige vivir, pero es un hecho indiscutible e irrenunciable el tener que sobrellevar la vida. Para colmo, tampoco se puede abandonar; porque no hay un afuera donde ir. Por lo tanto, se está condenado a afrontar la existencia, que según Curinao es sólo viento. Shakespeare define la vida como “una historia contada por un necio, llena de ruido y furia”. El viento tiene mucho de ruido y furia.

Para finalizar: es un gusto dar la bienvenida a esta segunda edición de «Plegarias del humo» al corpus de la Literatura Patagónica, corpus que si bien se engrosa cotidianamente con las nuevas obras surgidas de sus plumas, adquiere peso y relevancia cuando muestra que su vigencia admite las reediciones. Y corpus al cual la sentida y profunda poesía de Jorge Curinao se integra ya en forma inseparable.

J.E.L.V.

(*) “Plegarias del Humo”. Curinao, Jorge. Trelew, Editorial Remitente Patagonia, 2019.

(**) Mail del autor: jorgecurinao06@yahoo.com.ar