TARDECITA

Por Inés Luna (*)

Tardecita quieta, donde el viento calma

Donde el sol se pierde vistiendo  de gris,

Los matices rojos que mezclan el verde,

Y el naranja suave completa el tapiz.

Tardecita quieta, el agua que avanza 

Recoge las sombras del verde sauzal,

¡Los gritos se mezclan, la bandada pasa!

Se escucha con ellos el bello zorzal.

Como suave caricia, se perfila en el agua

Esa sombra ondulante que se puede observar.

Como brazos brillantes, el sol cae y abraza

Sauce y río que corre, sin dejarse atrapar. 

(*) Escritora conesina. Este poema fue tomado de su libro “Vivencias de mi Gente III”.