SONETOS

Por Javier Roberto González (*)

II

Arenas cuento en el umbral de un sueño
por no saber contar más que la arena:
si mi vigilia es aridez y es pena,
mi pena y mi aridez no las domeño;

pero en mis noches pongo tal empeño
que el cálculo entre sueños se me ordena,
y se me vuelve mi aridez ajena,
y se me antoja mi penar pequeño.

Si en ese umbral, amiga, te buscara
para jugar con vos la dulce escena
que acaso Dios nos dicta y nos depara,

si en ese umbral que te desencadena
mi dormida vigilia despertara
y me hiciera soñarte, enhorabuena…

VI

Cuando viene la noche a darme pena,
cuando muerde la sombra con su filo,
entre sombras y penas te cavilo
y se me va la noche en la faena

de cavilarte. Así se me serena
el alma bajo el manto de tu asilo,
y así mi larga noche la vigilo
junto a las ascuas de tu lumbre buena,

y así me invento que venís conmigo
para darme descanso y darme abrigo
y para dar razón y acabamiento

a los trabajos de esta vieja herida
con que ha dispuesto Dios hacer mi vida
mientras me sueño y sueño con tu adviento.

IX

Lejos estás para que los reflejos
de la palabra muda que te grita
con ecos de mis ecos y recita
taciturnos monólogos ya viejos

irrumpan por asalto en los espejos
donde tu luz me burla y deshabita
y en ellos dejen para siempre escrita
la pena de saber que ya estás lejos.

Fundir mis ojos y tus ojos quiero
sobre un espejo que me borre entero
cuando al mirarme en él tan solo vea

tus ojos abundantes y vacíos
que con mirarse solo ven los míos,
para que el mundo finalmente sea.

(*) Escritor nacido en 1964 en la CABA, donde reside en la actualidad, pero fuertemente vinculado a la ciudad de Trelew, en la que cursó sus estudios primarios y secundarios e hizo sus primeras experiencias literarias en el género poético. Fue galardonado en tres oportunidades en el Eisteddfod de la Juventud (años 1980, 1981 y 1982) y en dos ocasiones en los Concursos Literarios de la Provincia del Chubut (años 1982 y 1983). También se dedicó al género dramático. Es autor de varias obras publicadas y estrenadas en salas de la CABA; entre otras “Dido y Eneas” (Teatro Cervantes, 1995), “Medea” (Teatro Colonial, 1989) y “La declaración de Electra” (Teatro Argentores, 1997). Es Doctor en Letras. Integra la Academia Argentina de Letras (sillón “Vicente Fidel López”) y es investigador del CONICET. Fue decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Católica Argentina entre 2012 y2018; y se desempeña como profesor de Literatura Española e Historia de la Lengua Española en la misma universidad. Fue profesor en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad de Morón y profesor invitado en distintas universidades nacionales y del exterior. Es especialista en Filología Medieval. Entre su centenar de trabajos de investigación pueden citarse: “Patagonia – patagones: orígenes novelescos del nombre” (publicado por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia del Chubut, Rawson, 1999. Hay una reedición de la obra con el título “El nombre de la Patagonia: historia y ficción” como anexo a la Revista Chilena de Literatura de la Universidad Católica de Chile y otra de la Editorial universitaria chilena LOM, ambas del año 2019); un estudio comparativo entre el Quijote y el Martín Fierro llamado “Don Quijote y Martín Fierro: muerte y transfiguración del heroísmo” (Alcalá de Henares, España, 2016); “Plegaria y profecías. Formas del discurso religioso en Gonzalo de Berceo” (Buenos Aires, 2008); y “Los Milagros de Berceo: alegoría, alabanza, cosmos” (Buenos Aires, 2013).