VIENTO

Por Pehuén Naranjo (*)

Roza la cuna azul de la bahía,
llena de sal sus labios entreabiertos
y trepa a besos por el Monte Olivia
hasta quedar sin voz y sin aliento.

Nadie sabe qué ve desde la cima
cuando se arroja audaz, veloz y helado
peinando lengas mientras se lastima
y gime en huecos bajo algún tejado.

Vela los secretos de la sed dormida
latente en la nieve que espera al verano,
para emborracharnos con agua bendita
que baja en torrentes de Los Cinco Hermanos.

Duende de los bosques, silbando a escondidas
por entre las ramas de un sueño perdido
trae desde lejos una melodía
que pasa de largo de vuelta al olvido.

(*) Poeta y músico nacido en Zapala, actualmente radicado en Tandil. La presente poesía fue tomada de su disco “Desde el Sur”; donde el cantor la interpreta con ritmo de loncomeo.