VIENTO…Por Raúl A. Entraigas

 

Rapsodia salvaje de tierras bravías,
Préstame el acento de tus melodías
Para que yo entone también mi canción;
Quién creció arrullado por esos silbidos
Lleva a flor del alma, trocada en gemidos,
Como puñalada, tu lamentación.

Si hay una comarca “donde el viento brama”,
Donde canta y ruge, donde llora y clama,
Es en esta tierra virgen y cerril.
El viento hace al árbol fuere y obstinado
Y al hombre robusto, tenaz y porfiado:
¡Estatua viviente del tipo viril!

Aquí no hay caricias “de céfiro blando”
Sino latigazos que azotan, cantando,
Como un coro griego de corte imperial;
La música nuestra, solemne y bravía,
Tendrán, sí, cadencias del avemaría,
Pero es, sobre todo, la marcha triunfal.

Yo entiendo ese canto, penetro ese arcano,
Yo entiendo porque tienen poder soberano
Las furias que impulsan los vientos del Sur:
El ¡ay! misterioso que gime ese viento
No es más que un extraño, perenne lamento
Que emite una raza tronchada a segur.

La voz de ese viento que diz que apuñala
Es el “dies irae” que el tehuelche exhala
En su postrimero, convulso estertor.
¡Por eso la fuerza del viento sureño!
¡Si es rabia y enojo y es ira y es ceño
Del indio gigante desplomado en flor!

Yo entiendo ese canto de tristes presagios:
Es el grito ahogado de mil y un naufragios
Que echaron mil sueños al fondo del mar.
Por eso es tan triste ¡si es voz de ultratumba,
Voz desesperada de quien se derrumba
Sin leve esperanza de poderse alzar!

Es el viento que silba, que reza y que canta,
El viento sureño no abate, levanta
Y forja varones de temple real.
Si un día la patria soldados reclama,
Que mire a esta tierra “donde el viento brama”:
¡verá que legiones le manda el Austral…!

(*) El Padre Raúl A. Entraigas es un célebre escritor rionegrino; historiador y poeta. Este poema pertenece a su libro “Patagonia. Región de la aurora”, Editorial Don Bosco, Bs As, 1959.
Bookmark and Share

votar




SI LO DESEA, PUEDE VOTAR ESTE ARTÍCULO PARA EL RANKING DE BITACORAS.COM